Skip to main content

Cómo funcionan los chalecos antibalas

By 22/10/2022noviembre 13th, 2022Uniformidad y Complementos

El chaleco antibalas es un complemento infaltable en el uniforme de un policía, pero ¿qué conocemos sobre su estructura, su composición, su historia y cómo funcionan?

 

chalecos antibalas

HISTORIA

Todo se remonta a los años 1500, donde en el afán de conseguir una protección a prueba de balas, se crea una armadura contra armas de fuego que consistía en una estructura ultra firme donde las balas golpeaban, dejando dicha armadura abollada, pero no la penetraba.
Pero claro, su estructura resultaba muy pesada e incómoda, características que limitaban su uso para un trabajo diario.
Fue recién en 1860 que se creó el primer chaleco antibalas liviano. El contexto estaba dado por la campaña francesa contra Corea, éstos últimos fueron los que se vieron en la necesidad de contar con una protección frente a los proyectiles. Así se confeccionó este nuevo complemento, compuesto por 30 capas de algodón densas que protegían a quien lo usaba de las heridas de balas.
Durante la expedición de EE.UU a Corea, la armada del país norteamericano capturó un ejemplar del chaleco antibalas y lo llevaron a su país. Situación que probablemente impulsó la creación de estos chalecos protectores, mejorando década tras década su efectividad.
Para los años 90, los chalecos antibalas eran los que hoy conocemos. Fueron mejorando su composición para ofrecer mejor protección, aunque de todas maneras aún no logra un equilibrado balance entre el nivel de protección y su peso, es decir, que sea lo suficientemente ligero y seguro a la vez.

COMPOSICIÓN Y ESTRUCTURA

El chaleco antibalas absorbe el impacto de las balas y las esquirlas provenientes de explosiones, siempre que sean en el torso, claro. Hay dos tipos de composición:
Aquellos que están compuestos por tejido, poseen varias capas de fibras laminadas que protegen de disparos de armas de fuego y esquirlas de granadas de mano. Éstos son los más utilizados por la policía, personal de seguridad privada o civiles.
Otros son los que además de las capas de tejido, tienen una placa metálica que protege además de disparos de fusil. Estos son utilizados mayormente por soldados o unidades especiales de la policía.

El peso de los chalecos antibalas dependerá de su estructura, claro está, pero rondarán generalmente entre los 2 y 4 kilos.

FUNCIONAMIENTO

La mayoría de los chalecos funciona atrapando el proyectil en una red de fibras muy resistentes, logrando que el proyectil transfiera su energía tensando, no solamente las fibras con las que entra en contacto, sino también las de las zonas vecinas que constituyen la red. Además de deformar la bala y frenar su aceleración. De esta manera se entiende que cuanto más capas de este tejido utilicen, mayor será la resistencia balística lograda.
La consecuencia del impacto se siente como un fuerte golpe en el cuerpo de la persona que lo ha sufrido, tan fuerte que es posible que derive en un hematoma en la zona del disparo e incluso, dependiendo de la distancia en que haya sido efectuado éste, también podría provocar lesiones más graves.

Sin embargo, está claro que la prevención de la herida de bala, independientemente de sus posibles consecuencias, es muy importante para los uniformes policiales o servicios privados de seguridad. Por ello, en Macuniformes nos encargamos de ofrecer la más alta calidad de chalecos antibalas, para que el trabajo de quienes se exponen a un riesgo cotidiano, puedan reducir ese riesgo con total garantía que así será.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies