Skip to main content

Cámaras de cuerpo

Las cámaras de cuerpo utilizadas por las fuerzas policiales y los bomberos son una herramienta poderosísima para prevenir problemas mayores y posteriores. Hoy en día, la policía las tiene como parte esencial de su equipamiento.

Para qué sirven las cámaras de cuerpo

Dentro de las fuerzas policiales el uso de una cámara de cuerpo es una parte esencial de la labor defensiva, con el objetivo de defender el estado de derecho. Es, efectivamente, una pieza elemental para mantener la legalidad de los cuerpos de seguridad.

Obviamente, se transforman en piezas clave como demostración del buen comportamiento de la policía, pero además a estos les ayuda a identificar a posibles delincuentes.

El beneficio de llevar cámaras de cuerpo es doble: desde el punto de vista civil y desde el punto de vista policial.

Para los ciudadanos, las cámaras de cuerpo se convierten en observadores imparciales, porque registran a cada paso todas las acciones policiales.

En este sentido, y en países donde pueden existir señales de abuso policial, una cámara puede convertirse en protección para la gente común, ya que el policía que la lleve se cuidará de mostrar un buen comportamiento.

Pero también es una evidencia para demostrar la culpabilidad o inocencia de alguien, por lo que en los juicios se aseguraría un proceder más justo.

Para los policías, las cámaras de cuerpo son testigos de su comportamiento. Son un registro indiscutible de los esfuerzos por controlar de forma consciente posibles abusos policiales.

Por ejemplo, al llevar una cámara de cuerpo en protestas o manifestaciones masivas, el registro servirá para cotejarse con las informaciones e imágenes divulgadas por los medios de comunicación o por las redes sociales.

Es una forma de demostrar también el correcto proceder de las fuerzas del orden.

Cámara de cuerpo DrivePro Body 60

Estas cámaras de cuerpo son compactas, pequeñas y manejables. Permiten ser fijadas en cascos o en arneses con mucha seguridad.

Características

Esta cámara cuenta con un sensor Exmor que capta imágenes de alta resolución, aunque las condiciones ambientales no tengan mucha luz. Son imágenes muy detalladas.

Como ya comentamos, puede montarse con total seguridad en correas de arneses o en los cascos, y resistir movimientos fuertes. La conectividad bluetooth permite una configuración a través del móvil, y cuenta con conectividad wifi para transmitir vídeos en directo a otros dispositivos móviles, tanto Android como iOS.

Por otra parte, las cámaras de cuerpo DrivePro Body 60 incorpora una batería de larga duración (Li-Polymer) que proporciona hasta 10 horas de grabación de vídeo en una sola carga, lo cual da una gran libertad a las fuerzas policiales para no tener que apagarla y ponerla a cargar en los turnos de trabajo.

También incorpora un receptor GPS con el que poder geoetiquetar imágenes y vídeos. Así, con este elemento, los agentes pueden ver las rutas sobre un mapa y de este modo establecer sin dudas cómo ocurrió el evento y dónde se encontraban.

Como valor añadido, tiene un modo sigiloso donde se pueden desactivar funciones de alarma e indicadores de luz, para tener más discreción en ambientes peligrosos.

Esta cámara incluye los accesorios que se necesitan para colocar tanto la cámara principal como la unidad, ya sean clips giratorios, soportes magnéticos o de velcro o soporte Molle.

Portar cámaras de cuerpo es una de las decisiones más civiles y responsables que los cuerpos de seguridad pueden tomar para conservar la credibilidad en las fuerzas policiales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies